Camino de la gran senda

Las obras para conectar las sendas de Fuso y del Oso acabarán en enero

Juan A. Ardura

La gran senda de la zona centro de asturias será realidad en cuestión de semanas. La colocación, durante la jornada de ayor, de un puente de madera en San Andrés de Trubia aproxima, de forma definitiva, las sendas verdes de Fuso y del Oso. La conexión de ambas, financiada por el Ministerio de Medio Ambiente, dará como resultado más de 47 kilómetros en los que la naturaleza y ocio caminan parejos.

La parte más compleja de la obra, la colocación de un puente de 71 metros de longitud por dos de anchura en San Andrés de Trubia, se ejecutó ayer bajo las directrices de la empresa gijonesa Media Madera contratada por la adjudicataria de las obras, Tragsa, para dicha tarea. Una grúa de 300 toneladas izó sucesivamente los tres tramos del puente que van colocados sobre la carretera general a Quirós, Trubia y el puerto de Ventana y sobre el río Trubia. 

El puente, de madera laminada de pino y tratado contra la humedad, es uno de los más largos de España de sus características, según explicó Miguel Peláez, técnico de Media madera, empresa especializada en este tipo de estructuras. La colocación del puente obligó a cortar la carretera general durante algunas horas. Cada uno de los tramos está formado por dos grandes vigas, entre las que está dispuesto el tablero de piso. 

La obra forma parte de la prolongación de la senda verde entre Fuso y Tuñón, adjudicada por el Ministerio de Medio Ambiente en 1,8 millones de euros.