El pasado domingo día 27 de septiembre, se ha abierto al paso la pasarela de madera sobre el río Guadalhorce, la más grande de Europa.

La pasarela peatonal de madera instalada sobre el cauce del río, se convierte en el principal hito de la Senda Litoral. La Diputación de Málaga y el Ayuntamiento de la capital han cofinanciado al 50% el importe global de la actuación, cifrada en 1,6 millones de euros.

La inauguración de la infraestructura fue realizada por el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla junto al presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado. Salado ha destacado que esta pasarela es un proyecto singular, único en España y en Europa dentro de su tipología, que se va a convertir también en un “icono de la ingeniería en Málaga” y en un referente de la Senda Litoral tanto por sus dimensiones como por su llamativa estructura, respetuosa y perfectamente integrada en el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, cuyo entorno se ha mejorado con las actuaciones complementarias que se han llevado a cabo.

El puente contempla la ejecución del tramo de Senda Litoral que discurre desde el acceso a la infraestructura de paso existente en el margen derecho del río Guadalhorce hasta la mota en elmargen izquierdo, desde donde arranca esta nueva pasarela que salva el brazo izquierdo del río. Es una zona con un importantísimo valor paisajístico y medio ambiental, cuestión que hace idónea la utilización de la madera como material estructural, siguiendo la línea marcada por el proyecto de la Senda Litoral y por otras actuaciones realizadas en Europa.

La actuación supone la mejora ambiental de una zona que estaba degradada, pues es un espacio natural que presenta aportes de terreno y rellenos procedentes de obras de dos antiguas infraestructuras básicas de la provincia: la carretera N-340 y el ferrocarril. El material de relleno ha servido para la creación de la plataforma sobre la que discurre la senda. Además, existe vegetación no autóctona que ha necesitado ser retirada.

Datos de la pasarela

La pasarela consta de siete vanos: tres corresponden a la margen derecha del río, otros tres a la margen izquierda y un gran vano central de casi 70 metros de luz que va sobre el lecho del río.

En el diseño del puente destacan las formas curvas de los arcos principales y su barandilla envolvente de formas redondeadas que recuerda a las cuadernas de un barco, con quitamiedos inclinados con el fin de hacerla no escalable, además de facilitar la evacuación del agua de lluvia fuera del tablero y proteger las vigas inferiores. En este sentido, se ha logrado una buena conjunción entra la estética y una óptima eficiencia estructural.

En la construcción de la pasarela se han empleado más de 200 toneladas de madera de pino silvestre de procedencia escandinava y casi 15 toneladas de acero inoxidable adecuado para ambiente marino.

La utilización de un material como la madera permite su perfecta integración en el paraje natural. La durabilidad de la madera se ha garantizado mediante un proceso de tratamiento en profundidad a presión en autoclave con sales hidrosolubles. Esto, combinado con un minucioso diseño del detalle constructivo, asegura una larga vida útil, comparable a la de cualquier otro material, con un mínimo mantenimiento.